Generando opinión

Teofimo López volvió a ganar, volvió a noquear, mantiene su paso arrollador por las 135 libras y necesariamente tuvo que aparecer en su futuro el nombre del ucraniano Vasiliy Lomachenko, doble campeón mundial ligero (OMB-AMB). El propio López lo incluyó en una posible lista de tareas pendientes y que desea solventar en este mismo 2019.

A sus 21 años, con un boxeo explosivo, una rapidez de golpeo sorprendente, un poder destructor en la pegada y una confianza exultante, para este hijo de hondureños el cielo parece ser el único límite. ¿Será ese el futuro espectacular que le espera a Teofimo o tal vez él se está apresurando y nosotros también al evaluarlo?

 

Vamos por partes. López efectivamente parece tener la calidad necesaria para llegar muy lejos en su carrera. Quizás, hasta para hacer historia en el boxeo. Pero, a ese viaje aún le faltan muchas millas de recorrido contra oposición sólida antes de imaginarlo afrontando los mayores retos en el primer nivel del boxeo profesional. Ese mismo primer nivel donde reina la clase boxística de Lomachenko.

Boxísticamente, Teofimo aún no está en condiciones de enfrentar de igual a igual al ucraniano ni tampoco parece posible que esa pelea vaya a ocurrir tan temprano e incluso hasta predomina la presunción de que ambos nunca van a enfrentarse.

Tres presunciones que analizaremos a continuación.

¿QUÉ PELEA VERÍAMOS ENTRE LOMACHENKO Y TEOFIMO?

No hay duda, sería un choque de estilos claramente definido. Un rival buscando decidido el KO mediante golpes de poder, sin desplazamientos laterales, arriesgando de manera frontal, permitiendo golpes para encontrar la distancia y colocar sus madrazos. Ese sería el plan del actual Teofimo López. Ese que pone presión y confía ciegamente, tanto en su poder como en su asimilación.

El otro rival, el de la destreza técnica, de la velocidad de desplazamientos, de rapidez y variación de golpeo, el del trabajo desde los ángulos o de sorprender por adentro en corto y hasta el del cuerpeo defensivo antes de conectar a la salida de un esquive. Ese sería el plan inevitable de Vasiliy Lomachenko. Ese que se mueve por el cuadrilátero con un GPS en las piernas y empieza la pelea conociendo cada error y cada cualidad de su oponente.

    ©copyright: Todos los derechos reservados 2016 GENERANDO OPINIÓN                                                                                                                                                          web hosting honduras